Lo último

Espero que sea 28 de diciembre...

Muchos argentinos que la están pasando muy mal por consecuencias de las políticas económicas del ex presidente Mauricio Macri hoy se desayunaron que éste tendrá un cargo altísimo en la FIFA como presidente ejecutivo de su fundación. No, no me volví loco ni se me ocurrió dedicarme al stand up ni poner un blog de humor sino que este tipo de noticias dejan un sabor amargo en la boca porque parecen una burla al resto de los mortales ya que a contramano de los nuevos vientos que corren en el fútbol argentino, la FIFA nombró presidente ejecutivo de su fundación al ingeniero Mauricio Macri en lo que parece, como mínimo, una medida absurda y polémica al menos para una gran mayoría de quienes habitan estas tierras ya que su gobierno lejos estuvo de dejar algún indicador efectivo en cualquier apartado. ¿Promoción de un cambio social positivo? Es demasiado para analizar ya que esto parece una broma de mal gusto porque este hombre no puede generar ni paz ni concordia de ninguna manera. Que el líd…

Fue local en la altura.

¿Qué pasó? Boca Juniors visitó a la la Liga Deportiva Universitaria de Quito por el partido de ida de los cuartos de final de la Copa Libertadores 2019 en el estadio Rodrigo Paz Delgado en la ciudad de Quito, Ecuador. La revancha se jugará en La Bombonera el próximo miércoles 28 de agosto a las 19:15 horas.
El trámite: todo fue del xeneize de principio a fin, el planteo táctico de Alfaro fue maravilloso porque logró neutralizar al local y en ningún momento sintió los 2.850 metros de altura sobre el nivel del mar. Boca pasó cinco minutos de incertidumbre hasta que pispeó por donde era el negocio y empezó a jugar de manera rápida y siendo un equipo muy compacto con Iván Marcone más cerca de los centrales pero con un sentido de la ubicación y del quite admirables, con un Alexis Mac Allister (no parece el hijo del Colorado por lo bien que juega...) que tenía la cabeza fresca e hizo jugar a todo el mundo y un Wanchope Ábila que tuvo la fuerza de un tractor para encarar hacia el arco contrario y exigir a los flojísimos centrales ecuatorianos en todo momento y lugar. A los diecisiete minutos del primer tiempo, Alexis mete un bochazo enorme entre medio de los dos centrales que estaban abiertos y marcando en línea (un horror táctico-conceptual) para que Ramón encare al arco y defina para abrir el marcador. Decir que a partir de ese momento Boca aplastó a su rival es casi una obviedad pero fue así ya que mejoró aún más la marca y la salida de contra frente a un equipo que en ataque jugaba mal y marcaba peor. Para colmo de males, el árbitro Wilmar Alexander Roldán Pérez  le muestra la tarjeta roja directa al  mediocampista Jefferson Orejuela al final del primer tiempo. 
La segunda parte solamente fue protocolar para completar los noventa minutos de juego y ver cuantos goles más podían hacer los argentinos para liquidar la serie y pasar a otra cosa. En el inicio nomás, Bebelo Reynoso clavó un gol de tiro libre inolvidable dejando sin reacción al arquero Adrián Gabbarini para decretar el 2-0 parcial. Liga no tuvo nunca posibilidades ni tácticas ni mentales de enderezar el encuentro siendo vapuleado por su rival que, de un saque de arco de Andrada, le metió otro gol dejando al desnudo las limitaciones de la zaga central local.
Lo mejor: el planteo táctico de Alfaro con Marcone jugando solo en la contención y Alexis Mac Allister jugando suelto por el medio, también ayudo la oportuna lesión de Mauro Zárate para que Bebelo Reynoso entrase en sintonía con el resto y jugara buen partido.
Lo peor: el planchazo de Jefferson Orijuela a Reynoso que mereció roja directa.
El héroe: Ramón Wanchope Ábila, por su entrega, por haber convertido un gol y haber sido partícipe necesario de otro. Se la bancó en la altura y corrió a todo el mundo como si estuviese jugando en la Bristol. Crack.
El villano: Luis Caicedo, el central jugó un partido horrible junto a su compañero Christian Cruz pero queda un escalón más abajo por la pésima marca en el tercer gol que encima se lo hace él.
La figurita: Iván Marcone, líder en la mitad de la cancha, juega y marca al mismo tiempo y el equipo se mueve a su ritmo.
La perlita: el golazo de tiro libre de Reynoso por arriba de la barrera y dejando sin reacción a Gabbarini. ¡Go-la-zo!
Conclusión: Alfaro puede dormir tranquilo por el funcionamiento del equipo y porque la serie está casi sentenciada (el casi es un formalismo ya que tendría que ocurrir un tsunami futbolístico para que eso ocurra) a favor de su equipo y jugando bien. 

Comentarios