Lo último.

El Pato Fillol, el mejor arquero de la historia.

Un día histórico para Central Córdoba.

¿Qué pasó? El ferroviario se presentó ante su público en la ciudad de Santiago del Estero y consiguió los primeros tres puntos en esta guerra encarnizada que será la permanencia en primera.
El trámite: Los santiagueños maniataron al decano durante todo el partido dándole una paliza táctica y estratégica que Atlético nunca pudo resolver. Extrañamente el conjunto del Ruso Zielinski pareció tirado en la cancha y sin ningún tipo de ideas para torcer la adversidad ya que no le encontró la vuelta al partido en ningún momento.
Lo mejor: el ferroviario empezó a sumar de tres puntos y mejoró notablemente su paupérrima performance en Rosario donde había caído sin atenuantes ante Newells.
Lo peor: el penalazo (sí señores, fue un penal más grande que una casa porque Vera Oviedo le hace un tackle al cuello a Leandro Díaz) que se morfó el árbitro Pablo Echevarría.
El héroe: El DT Gustavo Coleoni que le tendió una trampa táctica a su rival que nunca pudo desentrañar.
El villano: Dylan Gissi, un zaguero con aptitudes futbolísticas dudosas como mínimo.
La figurita: Nicolás Fernía por haber hecho el primer gol de su equipo en la Superliga sumado a un gran despliegue y criterio para jugar.
La perlita: La espectacular tapada de Cristian Luchetti al Trencito Valencia ya que le sacó un cabezazo a quemarropa a seis metros de distancia y los reflejos (y las piernas) del Laucha hicieron el resto enviando la pelota por sobre el travesaño.

Comentarios