Lo último

Espero que sea 28 de diciembre...

Muchos argentinos que la están pasando muy mal por consecuencias de las políticas económicas del ex presidente Mauricio Macri hoy se desayunaron que éste tendrá un cargo altísimo en la FIFA como presidente ejecutivo de su fundación. No, no me volví loco ni se me ocurrió dedicarme al stand up ni poner un blog de humor sino que este tipo de noticias dejan un sabor amargo en la boca porque parecen una burla al resto de los mortales ya que a contramano de los nuevos vientos que corren en el fútbol argentino, la FIFA nombró presidente ejecutivo de su fundación al ingeniero Mauricio Macri en lo que parece, como mínimo, una medida absurda y polémica al menos para una gran mayoría de quienes habitan estas tierras ya que su gobierno lejos estuvo de dejar algún indicador efectivo en cualquier apartado. ¿Promoción de un cambio social positivo? Es demasiado para analizar ya que esto parece una broma de mal gusto porque este hombre no puede generar ni paz ni concordia de ninguna manera. Que el líd…

Un triunfo indispensable.

Cuando a fines de 2014 se conoció la noticia de la llegada de Sebastian Vettel a Ferrari, luego de ser campeón del mundo en cuatro oportunidades con Red Bull en 2010, 2011, 2012 y 2013, para reemplazar a Fernando Alonso, quien no había podido coronarse con Il Cavallino Rampante (estuvo muy cerca en el 2010 y 2012 ya que fue subcampeón en ambas ocasiones), y  tratar de darle el esquivo título que se le venía negando a la Scuderia desde el 2007 con Kimi Raikkonen en una increíble definición de campeonato ya que ganó las dos últimas carreras para coronarse por un solo punto de diferencia sobre Lewis Hamilton, todos los tifosi creyeron que un cambio de timón estaba muy bien y que el Joven Maravilla era el piloto indicado para ese fin.
Ferrari no es una clásica escudería de Fórmula 1 ya que en su país de origen, Italia, es tan o más importante que los clubes de fútbol más populares. Dicho de otro modo se puede ser hincha del Inter o del Milan o de la Juventus o de la Roma o de cualquier otro club pero la casa de Maranello siempre tendrá más seguidores que esos equipos y así lo reflejan los principales medios de comunicación de la península.
 ¿Adonde apunta esta pequeña referencia? Es para ponernos en contexto por las presiones que tienen que cargar sobre sus espaldas los pilotos que tienen la suerte  oportunidad de conducir los autos más emblemáticos de la categoría más importante del mundo. Aclarado este punto vemos que, luego de un período de adaptación un poco largo, Sebastian recién estuvo listo para pelear un campeonato en las temporadas 2017 y 2018, en las cuales el coche iba perdiendo rendimiento a medida que la temporada avanzaba y a eso se sumaban los errores producto del nerviosismo que le arruinaron la obtención del título en el 2018. A fines de ese año se decidió que el piloto que acompañe al alemán en la temporada 2019 fuese el prometedor Charles Leclerc en lugar del veterano Kimi. Este joven piloto empezó a incomodar a Vettel mientras cuestionaba, en base a resultados en las pistas, la posición de piloto número uno del equipo del teutón. Las recientes victorias del monegasco en Spa-Francorchamps y Monza, donde Seb cometió un error de principiante al hacer un trompo solito y volver a la pista de manera caótica ya que chocó a Lance Stroll, hicieron tambalear más que nunca su posición dentro de la escuadra pero Mattia Binotto se puso a trabajar de manera urgente a tres bandas dentro de la estructura italiana: calmar el ímpetu propio de la juventud de Leclerc, darle confianza a su devaluado primer piloto y el tercer punto es, tal vez, el más importante de todos: entregarles a sus corredores un auto capaz de vencer a los poderosos Mercedes ya que la SF90 tiene problemas para mantener un ritmo competitivo en circuitos trabados y lentos por la mayor carga aerodinámica que deben cargar. Pese a todas las dificultades y de los sopapos que se comieron en la primera mitad de la temporada, nunca dejaron de desarrollar el auto y de buscarle las soluciones adecuadas para poder tener mayores opciones de victorias en este tipo de circuitos porque tanto en Bélgica como Italia se esperaban triunfos de los tanos por el bestial rendimiento de su motor en circuitos rápidos.
La inesperada victoria obtenida por Vettel (la número cincuenta y tres de su carrera, no ganaba desde Spa 2018) en el circuito callejero de Marina Bay mandó mensajes en varias direcciones: 
1) Dentro del equipo para dejar en claro quien es el piloto número uno y eso lo dejaron más que claro en el undercut donde le ganó la posición a Leclerc ya que pensaron en devolverle la posición al joven monegasco pero no pasó de una suposición de los estrategas del equipo.
2) A  Charles Leclerc para que calme un poco esa voracidad y egoismo que todo buen piloto debe tener.
3) A Mercedes y Red Bull para indicarles que con el nuevo paquete aerodinámico desarrollado para estos circuitos las cosas no les van a resultar tan fáciles a las escuderías con sedes en Brackley y Milton Keynes respectivamente en lo que resta del año y en la temporada próxima donde Ferrari necesita con urgencia ganar un título luego de trece largos años.
4) A los tifosi para que aún tengan en cuenta a un luchador nato que no está acabado ni mucho menos y que el año próximo puede volver a luchar por el campeonato con un auto que será desarrollado sobre la base de esta SF90.
Señores, Sebastian está de vuelta para intentar llevar a los más alto a la Scuderia y eso es es una excelente noticia para Ferrari, para los tifosi y para el público en general.

Comentarios