Lo último

¿Qué tenés que hacer el 14 de febrero?

¿Te gustan los autos? ¿Sos fanático de la estrella? Entonces andá cancelando la salida romántica con tu jermu, novia o pareja ya que Mercedes decidió presentar el W11 el próximo 14 de febrero y no podrás festejar San Valentín con la chica de tus sueños...Así como son capaces de publicar un tweet muy gracioso y pintoresco respecto a la presentación del W11 también hay que reconocer que los chicos de Brackley son una máquina de ganar y este año no quieren soltar su trozo de la torta ya que bien ganado lo tienen. El mundo conocerá al sucesor del W10 en el circuito de Silverstone el viernes 14 de febrero con la presencia de sus dos pilotos confirmados para esta temporada: el actual campeón Lewis Hamilton (¿el mejor piloto de la historia?) y Valtteri Bottas, quienes tratarán de seguir haciendo de las suyas para que Mercedes retenga ambos títulos. El nuevo auto es un misterio aunque, según algunos trascendidos, le copiarían a Ferrari los conos antiintrusión bajándolos como hicieron los italia…

¿Es Lewis Hamilton un gran campeón?

Miro regularmente Fórmula 1 desde mi infancia en 1975 cuando descubrí a la maravillosa Ferrari 312 T2 de Niki Lauda que fue campeón en ese año y en 1977 con la casa de Maranello y subcampeón en ese nefasto 1976 donde el 1 de agosto protagonizó uno de los accidentes más recordados de la categoría en el circuito de Nürburgring, Alemania que lo marcó por el resto de su existencia. En ese año también conocí o le presté mayor atención para decirlo correctamente a un piloto argentino extraordinario que, entre la falta de suerte en las pistas más un olfato increíble para cambiar de equipo cuando no debía hacerlo (le dejó la Ferrari 312 T4 a punto caramelo  al sudafricano Jody Scheckter para que sea campeón del mundo en 1979), no se pudo coronar: Carlos Alberto Reutemann que en ese año corrió con el Brabham Cosworth BT-44 con el número 7 en sus pontones.
He visto pilotar a grandes pilotos que no considero que hayan sido grandes campeones (Keke Rosberg, Jody Scheckter, Nelson Piquet, Nigel Mansell, Mika Hakkinen y Nico Rosberg entre otros que se me vienen a la memoria en este instante), vi la época dorada de Schummy en Benetton y Ferrari, el último campeonato de la Scuderia por medio de Kimi Raikkonen hasta que todo desembocó en la era híbrida con un dominio aplastante por parte de Mercedes y su piloto estrella Lewis Hamilton. 
El inglés tiene, hasta el momento, cinco títulos en el bolsillo pero a la brevedad sumará el sexto en alguno de los próximos grandes premios de México o Estados Unidos porque su compañero de equipo, el finlandés Valtteri Bottas, no tiene como alcanzarlo en condiciones normales de carrera y porque Toto no creo que lo deje acercarse a Lewis salvo que ocurra algún hecho impensado. Todos sabemos como es el juego de equipos cuando hay claramente un piloto número 1, así de simple.
Ganó su primer título con McLaren Mercedes de manera asombrosa y polémica en el 2008 (hola Timo Glock) con un  quinto puesto en el Gran Premio de Brasil que le dio el puntaje suficiente para terminar coronándose por apenas una unidad sobre Felipe Massa (un auténtico caballero del deporte) quien cuando vio la bandera a cuadros era campeón y unos segundos después lo era el piloto inglés. Corrió en la escudería británica hasta el final de la temporada 2012 con resultados discretos y a partir del 2013 hasta la actualidad lo hizo en Mercedes AMG con quienes ganó los campeonatos del 2014, 2015, 2017 y 2018 siendo subcampeón en el 2016 detrás de Nico Rosberg, lo cual son unos números impresionantes desde la fría estadística y a los cuales hay que sumarles las ochenta y dos carreras ganadas hasta el momento quedando solamente por detrás del heptacampeón Michael Schumacher quien ganó noventa y un grandes premios pero creo que superará ese registro sin ningún tipo de problemas ya que su intención es correr unos años más en la categoría.
Se fue de McLaren a fines del 2012 con el título conseguido en 2008 y veintiún carreras ganadas y en siete temporadas con el equipo teutón multiplicó exponencialmente esos números con cuatros títulos, uno más  a confirmar en un par de carreras y sesenta y un triunfos. Son unos números bestiales que cortan la respiración solamente de leerlos. Pero la duda persiste ya que nadie discute que Lewis es un gran piloto pero ¿es un gran campeón?
Veamos. Desde las estadísticas no hay con qué darle y si me guío por eso ya mismo debería afirmar que es mejor piloto de lo que fueron Juan Manuel Fangio, Jackie Stewart, Alain Prost, Ayrton Senna o Niki Lauda. Una locura a la cual no pienso darle la menor entidad porque técnicamente no es como ninguno de los mencionados pese a que las épocas donde corrieron todos esos pilotos son muy diferentes entre sí y difíciles de comparar. Es rápido, agresivo y muy técnico a la hora de manejar pero no olvidemos que está subido a un auto extraordinario en cuanto al rendimiento y fiabilidad que lo van a llevar a superar los pocos números y estadísticas que tiene por delante: los títulos y la cantidad de carreras ganadas por Schummy.
Personalmente creo que es el gran piloto de este momento de la historia de la Fórmula 1 pero le falta el charme necesario para enamorar a toda la afición por igual para llegar a ser considerado un gran campeón. ¿Puede lograrlo? Claro sí ya que tiene un gran talento, ganas de superarse siempre y un gran narcisismo como todo piloto de élite que se precie de serlo. Las condiciones las tiene, veremos en unos años si pudo lograrlo. 

Foto: gentileza Mercedes.


Comentarios