Lo último.

El Pato Fillol, el mejor arquero de la historia.

Fiesta Monumental.

En un encuentro muy atractivo en la segunda parte entre los finalistas argentinos de copas sudamericanas, el millo le ganó a Colón por 2-1 con goles de Nicolás De La Cruz y Rafael Santos Borré para el local y Martínez Quarta en contra para los santafecinos. Festejo, reconocimiento y gratitud por parte de los hinchas hacia el equipo del Muñeco.

La banda llegó transitoriamente a la punta del torneo de la Superliga 2019-20 luego de haber jugado un segundo tiempo de alto vuelo futbolístico frente al siempre difícil Colón de Santa Fe tras las correcciones y retoquess hizo en el entretiempo Napoleón Gallardo ya que en el primer tiempo, tal vez influido por el clima de algarabía y fiesta que eran las tribunas del Monumental, fue un equipo dormido, impreciso y falto de sorpresa que solamente generó una sola situación de gol clara por medio de Matías Suárez recién a los 38 minutos de la primera parte. Unos minutos antes el árbitro Nicolás Lamolina, fiel a los preceptos de su padre el inefable Pancho, no cobró un penalazo de Milton Casco sobre el colombiano Wilson Morelo cuando en su afán de rechazar la pelota se llevó puesto al jugador visitante. Clarísimo penal que este pésimo referí obvió de manera vergonzosa.
El segundo tiempo nos regaló el partido que habíamos ido a buscar ya que pasó de ser un cotejo chato y anodino en la primera parte a un duelo electrizante en la segunda mitad con con un ida y vuelta constante y varias llegadas en ambos arcos que hicieron laburar a Franco Armani y a Leonardo Burián de manera seguida. Se activaron Nacho Fernández (¿el mejor volante argento de esta Superliga?) y el Tucu Palacios y con su dinámica habitual y velocidad, tanto física como mental, empezaron a desequilibrar seguido al conservador mediocampo del sabalero y por ello no extrañó cuando, a los 53 minutos de juego, Nicolás De La Cruz fue a buscar por el segundo palo un centro de Matás Suárez y le cruzó la pelota al segundo palo para ajusticiar a Burián. A partir de allí se sumaron al circuito de juego tanto Suárez como Rafael Santos Borré  y al ratito, en el minuto 63, Nacho Fernández sacó un furibundo zurdazo desde fuera del área  frente al arco que Burián desvió brillantemente  y en el rebote Borré sacó un centro que el arquero metió en el arco en su intento por despejar el balón. Parecía partido liquidado hasta que un centro de Gabriel Esparza rebotó en el cuerpo de Martínez Quarta y descolocó a Franco Armani para decretar el 2-1 final que subió, al menos hasta hoy que juega Argentinos Juniors, al millo a la punta del certamen. Buen triunfo de la entidad de Nuñez que jugó una parte del encuentro festejando su triunfo contra Boca en la Copa Libertadores.

Comentarios