Lo último.

¡Empatados en todo!

En un encuentro entretenido y picante, Atlético Tucumán y Newells empataron 2-2 en el estadio José Fierro de la capital tucumana. Javier Toledo marcó por duplicado para los locales mientras que para la lepra lo hicieron Maxi Rodríguez de penal y Luis Leal. Sobre el final hubo un festival boxístico  a cargo de Rodrigo Salinas y Yonathan Cabral por el cual ambos se fueron a las duchas antes de tiempo.Fue un partido de ida y vuelta con la premisa de ganarlo por parte de los dos equipos por diferentes razones, el decano para seguir prendido arriba y Ñuls porque necesita sumar de a tres de manera urgente por su acuciante actualidad con el promedio. Empezó un poco mejor el local, con juego más directo y sin transiciones pero no pasó demasiado hasta el minuto 23 cuando Luis Leal recibe un pase de Mauro Formica, desborda y la cruza hacia el área chica para que Lucas Albertengo, sin marcas y  con Cristian Lucchetti vencido, estrelle la pelota contra el palo izquierdo, la recupera Ariel Rojas q…

¡La rosa está en llamas!

Inglaterra jugó un partido perfecto y derrotó a los All Blacks por 19-7 y clasificó a la final del mundial donde jugará contra el vencedor de Gales-Sudáfrica. El fin de una era.

Los hombres vestidos de blanco salieron a imponer su plan de juego desde el kickoff  ante una Nueva Zelanda sorprendida, confundida y aturdida por la presión inesperada impuesta por los ingleses y la vehemencia de sus tackles. No habían pasado los dos minutos de juego cuando, luego de una maniobra colectiva extraordinaria, Manu Tuilagi arremetió y apoyó el mejor try de este mundial al lado de la H para decretar el 7-0 parcial con la conversión de George Ford incluida. El seleccionado de la rosa no se sintió satisfecho y siguió buscando a través de sus balls carriers para abrir grietas en la defensa negra pero no logró marcar nuevamente hasta el penal de su apertura al final del primer tiempo para dejar 10-0 el tanteador aunque antes le habían anulado bien un try a Sam Underhill por una pantalla previa. Nueva Zelanda fue un equipo confuso y errático para tomar decisiones ya que en esta primera parte no pisaron nunca la línea de cinco metros inglesa, un dato por demás llamativo, y no generaron una sola jugada de riesgo  A la hora de defenderse, Inglaterra tackleó a destajo, metió presión en toda la cancha, hicieron lenta la salida de la pelota para los hombres de negro y no bajaron la actitud en ningún momento para lograr convertir al mejor equipo del mundo en un puñado de individualidades  atolondradas por el desarrollo impensado del encuentro.
En el segundo tiempo Inglaterra siguió con la misma tónica mientras que los oceánicos se ponían nerviosos al ver como avanzaba el reloj y no podían marcar puntos hasta que a los quince minutos la Reina Isabel II les mandó un regalito a sus súbditos kiwis a través de un line pésimamente ejecutado por el hooker Jamie George, peor fue el salto para la recepción por parte de Maro Itoje (¿en serio tengo que darlo como figura de la cancha después de este tremendo error? Ni ahí, así de simple, me quedo con George Ford...) y el enorme Ardie Savea entró al ingoal como Pancho por su casa para descontar y Richie Mo'unga metió la conversión para poner el partido 13-7 a favor de los hombres de blanco ya que George Ford había anotado otro penal anteriormente. Cuando todos suponíamos una reacción negra en forma de tsunami, Inglaterra anotó dos penales para terminar de desarmar anímicamente a este fantástico equipo que no perdía en un mundial desde los cuartos de final de Francia 2007 cuando cayó ante el local por 20-18. Durante doce años mantuvieron un dominio total sobre el rugby mundial consiguiendo dos campeonatos mundiales, trece Bledisloe Cup, tres del viejo Tres Naciones y seis Rugby Championship, una locura y no quise ir más atrás en las estadísticas (solamente son del 2007 en adelante) porque sino los números serían más apabullantes aún.
Solamente nos queda aplaudir de pie al seleccionado neozelandés por el largo reinado legítimamente obtenido y maravillarnos por el gran trabajo que el coach australiano Eddie Jones (es el primer entrenador extranjero que tuvo Inglaterra) realizó con un vapuleado y vilipendiado equipo inglés cuando se hizo cargo del seleccionado en noviembre del 2015 después de su exitoso paso como head coach de Japón que incluye el partido ganado a Sudáfrica en el mundial 2015 por 34-32 en la fase de grupos.
La Copa del Mundo tiene su primer finalista y, contra casi todos los pronósticos, es Inglaterra. God Save the Queen. 





No se calmó el seleccionado de la rosa y siguió buscando ante unos desconocidos y sorprendidos All Blacks que estuvieron erráticos y confundidos para tomar decisiones ya que en esta primera mitad no pisaron la línea de cinco metros inglesa, un dato por demás llamativo, y no generaron una sola jugada de riesgo. Fueron disciplinados y cometieron pocos penales pero el último terminó con un envío a los palos de Ford para redondear un 10-0 parcial. 

Comentarios