Lo último.

El Pato Fillol, el mejor arquero de la historia.

Los Dragones Rojos se quedaron sin fuego.

En un partido paupérrimo desde lo estético, los Springboks derrotaron a Gales 19-16 y clasificaron a la final del mundial en la cual enfrentarán a Inglaterra, reeditando la final de Francia 2007,  para ir en busca de su tercer título.

Feo. Chato. Ordinario. Y creo quedarme corto con los adjetivos calificativos sobre este match jugado en el Estadio Internacional de Yokohama bajo el arbitraje del francés Jérome Garcès ya que si bien se preveía un juego muy táctico y sin arriesgar demasiado por parte de los dos donde se destacaba más la parte defensiva, estos muchachos tiraron abajo hasta el más pesimista de los pronósticos. Los primeros veinte minutos los usaron para medirse tirando kicks para todos lados y en contadas ocasiones con el agrupamiento de los delanteros y, como decimos en Tucumán, meta maul donde los sudafricanos fueron superiores a lo largo de todo el partido consiguiendo varios penales a favor por esa vía y los galeses contestaron con la solidez de su line (solamente perdieron una pelota sobre el final del partido justo cuando no debían hacerlo), la velocidad de sus backs y el juego aéreo. Otros puntos destacados de los sudafricanos fueron la firmeza en defensa y la cantidad de pelotas pescadas por su tercera línea donde obtuvieron varios penales a favor que fueron capitalizados por ese animal que es Handre Pollard pateando a los palos ya que convirtió cuatro penales y una conversión teniendo un 100 % de efectividad. Estamos hablando de un tipo que, en plena semifinal de un mundial, jamás se puso nervioso o se alteró a la hora de ensayar sus envíos a los palos. Esto se logra solamente con horas y horas de entrenamiento, no hay otro secreto. Dentro de este encuentro donde la premisa era no arriesgar para no equivocarse y darles chances al rival, Gales también tuvo lo suyo con las pelotas aéreas donde su fullback Leigh Halfpenny tuvo un papel destacado ya que ganó varias y a partir de allí su equipo hizo algún intento por atacar que no prosperaron demasiado porque la defensa sudafricana fue muy férrea y no dio concesiones. El partido se abrió recién en el minuto 57 con el try del centro Damián de Allende quien se llevó a la rastra a tres rivales para apoyar la guinda pero al ratito, en el minuto 65, el wing Josh Adams apoyó la guinda (que alguien me explique que quiso hacer Faf de Klerk en ese scrum ya que descuidaron el ciego y por allí pasaron los galeses sin oposición) para ser el tryman del mundial hasta el momento con sus seis conquistas y Halfpenny metió una conversión muy difícil porque era muy esquinada pero el pateador galés no  tuvo ningún problema para convertir y empatar el partido en 16 a falta de quince minutos para que el encuentro expire e ir a tiempo suplementario pero...  Siempre hay un pero y en ese momento se despertaron los Springboks y forzaron un penal del pack galés para que Pollard, a falta de cinco minutos para el cierre, le ponga cifras definitivas al marcador y que los Boks pasen a la final.
Más allá de la chatura del encuentro, Sudáfrica es un merecido finalista y ahora se verá las caras, en este mismo estadio, con Inglaterra el próximo sábado paara dirimir el nuevo campeón.

Comentarios