Lo último.

¡Empatados en todo!

En un encuentro entretenido y picante, Atlético Tucumán y Newells empataron 2-2 en el estadio José Fierro de la capital tucumana. Javier Toledo marcó por duplicado para los locales mientras que para la lepra lo hicieron Maxi Rodríguez de penal y Luis Leal. Sobre el final hubo un festival boxístico  a cargo de Rodrigo Salinas y Yonathan Cabral por el cual ambos se fueron a las duchas antes de tiempo.Fue un partido de ida y vuelta con la premisa de ganarlo por parte de los dos equipos por diferentes razones, el decano para seguir prendido arriba y Ñuls porque necesita sumar de a tres de manera urgente por su acuciante actualidad con el promedio. Empezó un poco mejor el local, con juego más directo y sin transiciones pero no pasó demasiado hasta el minuto 23 cuando Luis Leal recibe un pase de Mauro Formica, desborda y la cruza hacia el área chica para que Lucas Albertengo, sin marcas y  con Cristian Lucchetti vencido, estrelle la pelota contra el palo izquierdo, la recupera Ariel Rojas q…

¡Santo Muñeco!

Tremendo partido con un primer tiempo notable del local y una segunda parte frenética donde el millo consiguió el empate. El partido se jugó en Sarandí y finalizó 3-3

Se jugó esta tarde el encuentro correspondiente a la décima fecha del torneo anual de la Superliga 2019-20 entre el local y el equipo muletto de River. El primer tiempo fue todo de Arsenal en base a la movilidad y ubicación de Piovi para manejar la mitad de la cancha de su equipo y la presión en el momento justo. Este irreconocible equipo de Napoleón Gallardo fue sometido y superado por el arse de principio a fin de la etapa, de tal manera que convirtió al arquero Enrique Bologna en una de las figuras del encuentro. River tuvo apenas tres chances de gol que fueron desactivadas por el golero Maximiliano Gagliardo con brillantes intervenciones. Los goles de Piovi a los 10 minutos y de Kaprof a los 31 llegaron para golpear en el momento justo los ánimos riverplatenses y hacer crecer las chances de victoria del local pero es un error dar por muerto a River por más que sea un equipo alternativo el que presente y eso es lo que ocurrió en la segunda parte.
La gran virtud del Muñeco es que no le gusta perder ni a las bolitas y por eso es que el equipo salió con otra impronta en la segunda parte ya que arriesgó más de la cuenta en defensa para poder generar juego y oportunidades. El ingreso de Juan Quintero ayudó con esa postura, llegó el descuento de Nacho Scocco con una tremenda volea pero un ratito después Nicolás Giménez metió el tercero para los locales quedando la sensación de partido definido en el Viaducto pero River no se da por vencido jamás ya que Scocco volvió a descontar (¿será titular el martes después de sus dos goles de hoy?) y su entrenador mandó a la cancha a Exequiel Palacios y Matías Suárez para jugarse el todo por el todo. Presionó más la banda y cuando el partido se moría Torrent hizo un gol en contra en su afán por despejar un centro envenenado de Matías Suárez. 
El empate fue justo ya que todo lo bueno hecho por el equipo del Huevo Rondina en la primera parte le pasó factura desde lo físico en la segunda y no pudo sostener el resultado mientras que el equipo de Gallardo jugó con la mente puesta en Boca y por eso regaló un tiempo de partido hasta que en la segunda parte se despertó y mejoró notoriamente su rendiemiento tanto individual como colectivamente.

Comentarios