Lo último.

El Pato Fillol, el mejor arquero de la historia.

Y siguen con el motor...

En el capítulo 39,456 de la saga del motor Ferrari, un equipo no especificado (Mercedes o Red Bull, no hay otra, muchachos) de la grilla actual de la Fórmula 1 denunció a la casa de Maranello ante los periodistas por las ventajas obtenidas luego de las vacaciones de verano europeas.

Con el antecedente fresquito de la descalificación del equipo Renault en el Gran Premio de Japón debido a una infracción deportiva y no técnica, por medio de la cual el piloto terminaba recibiendo de forma marginal una ayuda conductiva, cosa que está claramente prohibida por el reglamento. Esta sanción envalentonó a un rival de Ferrari (Toto Wolff o Christian Horner) para presentar una denuncia en forma de preguntas a la FIA sobre la presunta irregularidad del motor que portan los autos rosso corsa porque no quieren desatar una guerra con el equipo más poderoso de la Fórmula 1, o sea que esta gente tiene sospechas pero ni una prueba concreta sobre que los tanos estén trampeando con el motor obteniendo unos cuantos CV extras por la quema del aceite de refrigeración del intercooler en algún lugar no especificado del auto. Primero les marcaron a los periodistas, en charlas informales, sobre sus sospechas pero nadie se presenta ante la FIA con una denuncia concreta que, a estas alturas, ya deberían tener redactada pero que no aparece por ninguna parte. Pareciera ser que los ingenieros de Il Cavallino Rampante encontraron uno de los tantos grises del reglamento y allí apuntaron sus cañones para obtener más potencia. Estaría bueno que el equipo que pone en la picota a Ferrari sin denuncia formal en la FIA lo haga con una acusación concreta y que la institución presidida por Jean Todt investigue de una buena vez ya que actuando de esta manera se está dejando crecer una bola de nieve imparable que perjudica a todos los integrantes del gran circo. Y esto no es serio para la credibilidad de la categoría. Todos los equipos buscan sacar ventajas y para eso exploran las zonas grises del reglamento con una lupa y cuando encuentran algo que les gusta lo tratan de explotar al máximo aunque en muchos casos se pasan de la raya y lo que es simplemente una avivada pasa a ser trampa lisa y llanamente.
La Scuderia volvió con todo luego de las vacaciones de verano europeas y consiguió tres victorias seguidas (Charles Leclerc en Spa-Francorchamps y Monza, Sebastian Vettel en Singapur) y las cinco poles position que estuvieron en juego (cuatro de Charles, una  de Seb) con lo cual el ojo del resto de los equipos se posó sobre ellos pero nadie toma una acción concreta e incluso afirman que la FIA sabe que hacen trampa pero que no pasará nada por el escándalo que se armaría. Con el correr de los días veremos si se pasa a una acción más convincente por parte de los denunciantes o si todo queda como está aunque una cosa es segura, mientras más tiempo se tarde en dilucidar este asunto peor es la imagen de la Fórmula 1, esperemos que así lo entiendan todos y se actúe en consecuencia sino habrá que aplicar una frase que utilizamos en la Argentina: es todo humo.

Comentarios