Lo último.

¡Diego dio marcha atrás!

¡Debacle rosso corsa!

El equipo de Maranello tuvo una discreta carrera en la cual Vettel abandonó en la vuelta 8 y Charles Leclerc terminó cuarto a más de cincuenta y dos segundos del ganador, el finlandés Valtteri Bottas. Las causas son variadas y Mattia Binotto trata de explicarlas. Irresponsables afirmaciones de Max Verstappen.

¿Mattia Binotto, sus ingenieros y el resto del staff de la Scuderia deberían estar preocupados por la espantosa performance de ayer en Austin? Según el ángulo con el que se miren las cosas y sobre todo con los datos arriba de la mesa para comprender las razones de este fracaso. Seguir esa argumentación lineal que proponen tanto Max Verstappen como su equipo, Red Bull, sobre las supuestas  trampas cometidas por los italianos respecto a su motor y la caida en esta carrera es un tanto inocente aunque, siguiendo ese lineamiento, las piezas parecen encajar correctamente. Pero estas cosas no son tan sencillas como parecen. Un auto actual de Fórmula 1 es un dechado de tecnologia nunca antes vista en el automovilismo (algún día debería escribir sobre cuanto extraño los V12, V10 y V8...) que conllevan un delicado equilibrio entre todas sus partes (recordemos la primera mitad del año de Ferrari donde la carga aerodinámica de la SF90 era espantosa y no había manera que el motor rinda de esa forma...) que se altera muy fácilmente. A todas las causas que voy a explicar más abajo también hay que sumarle el hecho que el equipo quiso probar una mayor carga aerodinámica para utilizar en el futuro y eso trajo aparejado una gran caída de rendimiento. Sebastian Vettel largó condenado porque sus neumáticos no tuvieron el agarre adecuado (¿falta de temperatura óptima?) además del desgaste mayor que sufren las cubiertas Pirelli montadas en los autos rosso corsa que les consume los neumáticos de forma frenética. A estos inconvenientes hay que agregarles que Seb rompió la suspensión trasera derecha al agarrar un bache en la curva 9. Hasta acá no hay ni el más mínimo indicio que le hayan sacado el modo trampa al motor como sostienen de manera irresponsable Max Verstappen y Red Bull.
Diferente fue el caso del monegasco Charles Leclerc ya que se le rompió el motor antes de la clasificación y, para no ser penalizado, los mecánicos del equipo le pusieron un impulsor usado con las especificaciones anteriores con lo cual, sumado al drama de las gomas, no tuvo ritmo de carrera nunca. No debemos dejar de mencionar que ambas escuderías están en plena lucha por el tercer lugar en el campeonato de pilotos donde Leclerc tiene 249 puntos, Verstappen 235 y Vettel 230. Y tal vez por ahí vengan todos los cuestionamientos que un molesto Mattia Binotto desmintió rotundamente. ¿Red Bull y Mercedes tienen miedo de la próxima temporada ante un eventual dominio de los autos tanos? No tengo ninguna prueba pero tampoco ninguna duda...

Comentarios

  1. Porqué se permitió correr en Austin, pese a que el diseño del circuito, ya se considera obsoleto y peligroso?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un circuito relativamente nuevo que fue inaugurado en el año 2012 cuando volvió la Fórmula 1 a Estados Unidos luego de cinco años. La principal queja de los pilotos es el estado deplorable del asfalto ya que hay baches en todos lados que te pueden romper el auto como le pasó a Vettel con la suspensión trasera derecha. Para el próximo año tendrán que repavimentar el trazado porque sino se volverá demasiado peligroso.

      Eliminar

Publicar un comentario

No se aceptan comentarios con malas palabras, insultos, links a webs externas u off-topic ya que serán eliminados sin excepción.