Lo último.

El Pato Fillol, el mejor arquero de la historia.

El decano sigue sumando.

En un atractivo encuentro jugado en el Monumental José Fierro, Atlético Tucumán empató frente a San Lorenzo 2-2 con goles de Leandro Díaz y Leonardo Heredia para el local mientras que Ángel Romero y Nicolás Blandi lo hicieron para la visita. La oportunidad perdida de subirse a la punta...

La cita era en 25 y Chile para ver a un recuperado decano (hasta la fecha nueve fue una sombra del equipo de la temporada pasada) que tenía la posibilidad de meter su sexto triunfo consecutivo y ser puntero de la Superliga por algunas horas tras la caída de Lanús frente a Defensa y Justicia 2-0 un ratito antes pero el conjunto tucumano no supo cerrar el partido y San Lorenzo (solamente con actitud, no nos confundamos) se llevó un premio tan enorme como los cerros que atraviesan el oeste tucumano de norte a sur dándole una belleza única a esa hermosa provincia. El deca salió a arrinconar a San Lorenzo y lo logró durante muchos pasajes del primer tiempo donde su mediocampo, conducido por Gonzalo Castellani y Guillermo Bebe Acosta, se impuso con autoridad a los jugadores del Ciclón. quienes veían pasar una horda de camisetas blanquicelestes hacia el arco de Sebastián Torrico. Por eso no extrañó cuando Leandro Díaz marcó un gol típico de 9 de área ya que todo fue producto de una jugada preparada a la cual hubo que hacerle una corrección de último momento: corner desde la izquierda ejecutado por Luciano Monzón al punto penal, los jugadores se llevaan laas marcas hasta el área chica para que el Bebe Acosta ingrese desde la medialuna (para distraer se había quedado parado como rebotero) y cabeceé el balón hacia un compañero y el 9 del deca le gana el duelo a Fabricio Coloccini para puntear la bocha y mandarla al fondo del arco con una repentización envidiable. El equipo de Diego Monarriz parecía que había ido al jardín de la República a conocer la Casa Histórica, comer empanadas y locro y conocer la movida nocturna de Yerba Buena ya que eran ampliamente superados por el local en base al trabajo de Juan Pichi Erbes y Ariel Rojas, el andar de Acosta, el juego exquisito y a un toque de Castellani y arriba desnivelaban cuando se lo proponían el Loco Díaz y el Tanque Javier Toledo. Cuando tuvo que salir por lesión Leandro Díaz a los treinta minutos del primer tiempo, el equipo tucumano se calmó un poco pero siguió siendo superior a su contrincante y así se fueron al descanso. 
En la segunda parte la tónica fue la misma hasta que Ángel Romero le cedió la pelota a Bruno Pittón y éste se la devuelve al corazón del área para que el delantero paraguayo quede de frente al arco y ponga el balón lejos de Cristian Lucchetti. 1-1 y volver a empezar para el dueño de casa... Se despertaron los Zielinski´s boys y tras buscar un rato encontró el desequilibrio nuevamente: centro de Pichi Erbes al área, Javier Toledo juega de pivot y la baja hacia afuera para que Leonardo Heredia, luego de un pique, clave un derechazo a media altura contra el palo izquierdo de Sebastián Torrico, cuyo vuelo sirvió únicamente para la foto, y decretar el merecido 2-1 para los dueños de casa. Pero para complicar las cosas un poco más, el árbitro Yael Falcón Pérez decidió rajar a Juan Erbes por doble amarilla tras una fuerte falta sobre Ángel Romero pero hay que destacar que la primera amarilla se la puso para condicionar al mediocampista ya que no fue un foul de amonestación. Con un hombre de más pero sin demasiadas luces, el elenco porteño fue a buscar el empate que llegó luego de un corner de Óscar Romero que el recién ingresado Nicolás Blandi, totalmente solo, cabeceó con destino de red y empató el partido. Al deca se le escapó el triunfo por muy poquito pero su mayor tranquilidad es el invicto de siete partidos donde ganó cinco y empató dos consiguiendo 17 puntos de los últimos 21 en disputa. A esta altura ya podemos decir que la campaña del equipo de Zielinski pinta para campañón y con posibilidades de clasificar a la Copa Libertadores 2020.

Comentarios