Lo último.

El Pato Fillol, el mejor arquero de la historia.

¡Festival de goles en La Docta!

Talleres empató con Racing 3-3 en un auténtico partidazo que resultó emocionante y cambiante con numerosas situaciones de gol en ambos arcos. Nahuel Bustos por dos y Jonathan Menéndez marcaron para el local mientras que para la Academia lo hicieron Matías Rojas, Matías Zaracho y el Churry Cristaldo. La T perdió cinco de los últimos siete encuentros mientras que el equipo del Chacho solamente tiene una derrota en su haber.

Cuando se da un partido de esta naturaleza en el cual las llegadas a los arcos son innumerables, los espectadores están agradecidos por todo el fútbol que vieron pero los DT encuentran montones de fallas en la parte defensiva de sus equipos que les sacan cana verdes ya que el dique de contención que debería ser el mediocampo deja pasar a quien ande por allí sin ningún tipo de impedimento. Exactamente eso ocurrió en el estadio Mario Alberto Kempes donde tanto el Chacho Coudet como el Cacique Medina se fueron con sentimientos encontrados ya que sus equipos, con diferentes variantes, fueron letales atacando pero en defensa fueron tan sólidos como yo cuando jugaba en verano al fútbol en mi club de rugby... Fue un partido intenso y frenético donde en los primeros cuarenta y cinco minutos no se dieron tregua, se atacron por todos lados y el local manejó la pelota mejor que Racing ya que, fiel a la filosofía del Chacho, le encanta el ataque directo y sin pausa pero es un horror como marca en ataque. Tuvo la ayuda inestimable de Juan Cruz Komar que es un excelente defensor pero ayer se convirtió en el más letal de los delanteros racinguistas ya que tuvo participación directa en los tres goles del conjunto de Avellaneda: en el primero lo cuerpeó Nicolás Reniero y lo tiró al piso para darle el pase a Matías Rojas que hizo un enganche y definió bárbaro, en el segundo trató de bloquear el tiro de Matías Zaracho pero se desvió en su taco y descolocó a Guido Herrera y en el tercero calculó mal la distancia y le erró al cabezazo (¿qué pasó con los zagueros centrales este finde?) para que Licha López la peine y arremeta Jonathan Cristaldo para ajusticiar al bueno de Herrera y así decretar el empate a falta de cinco minutos para el final. Un partido olvidable para el muy buen defensor que tiene el conjunto cordobés. Y si hablamos de horrores defensivos, este Racing da cátedra al respecto: Franco Fragapane se disfrazó de Bruno Henrique e hizo un jugadón por la izquierda donde corrió cuarenta metros con la pelota, limpió a tres rivales (ninguno se atrevió a hacerle foul) y sacó un centro atrás precioso para que Nahuel Bustos, solo y de frente al arco, empate en 1 el partido, luego Dayro Moreno encabezó una contra electrizante (¿que dije sobre lo mal que marca en ataque este equipo?) que termina definiendo de manera defectuosa el delantero colombiano y Gabriel Arias manotea la bocha para delante y le cede la oportunidad a Jonathan Menéndez para que marque tras capturar el rebote. Ese fue el primer horror del buen arquero chileno que tiene Racing ya que a los 23 del segundo tiempo, Enzo Díaz mete un pase quirúrgico y Nahuel Bustos mete una diagonaal del medio hacia la izquierda para correr unos metros y pincharle la pelota a Arias que salió a cazar mariposas ya que el delantero tallarín venía apareado por Alejandro Donatti y no tenía demasiado por hacer hasta que vio al arquero dar un paso en falso y quedar a mitad de camino y ahí hizo la vaselina para marcar el tercero. Como dije al principio, fue un partido hermoso para disfrutar como espectáculo pero para los entrenadores sirvió para llevarse más dudas que certezas por el aspecto defensivo. Racing quedó un pasito por detrás de Boca y para poder pelear va a tener que ajustar mucho su parte defensiva ya que da enormes ventajas en ese aspecto mientras que los cordobeses tiene que encontrar nuevamente regularidad para escalar en la tabla ya que perdió cinco de los últimos siete partidos y eso no les permitió escalar más en la tabla.

Comentarios