Lo último.

¡La Scuderia puso fecha!

La casa de Maranellotiene el coche de la próxima temporada prácticamente listo y será presentado el 11 de febrero siendo hasta ahora el primer equipo que dio a conocer la fecha en que conoceremos su monoplaza.En Maranello están de festejo. O casi, ya que Ferrari dio a conocer la fecha de presentación del auto con el cual intentarán arrebatar los títulos a Lewis Hamilton y al equipo Mercedes luego de la espantosa temporada que tuvieron en este accidentado 2019 que, por suerte para el equipo, ya terminó y del cual sacaron grandes enseñanzas para no repetir los errores que condenaron tanto al auto como a Sebastian Vettel y a Charles Leclerc a un rol secundario en el campeonato.  El nuevo auto, que aún no tiene denominación oficial, está en la última etapa de su desarrollo en el túnel de viento para luego hacer las homologaciones necesarias antes de los tests de Barcelona. Además este monoplaza seguirá pintado en un tono mate como los coches de esta temporada 2019 para reducir el peso del …

¡Las esquirlas del superclásico!

Lanús le ganó a Boca de manera incuestionable 2-1 con goles del inoxidaable José Sand y Carlos Auzqui mientras que Mauro Zárate empató transitoriamente con un estupendo tiro libre. Un mar de dudas a poco más de un mes de las elecciones. 

En vez de comenzar esta crónica contando el partidazo que jugó Lanús, que le permitió escalar hasta el segundo puesto de la tabla de posiciones convirtiéndose en el nuevos escolta del líder Argentinos Juniors, tengo que hacerlo tratando de explicar el incendio en que cayó Boca gracias a su archirrival luego de haberle ganado la Copa Libertadores en Madrid el año pasado y de la eliminación, en el mismo torneo, que sufrió la semana pasada a manos del team del Muñeco Gallardo. Si El mazazo de Madrid fue contundente, cruel y doloroso para el mundo Boca, la eliminación consumada el martes 22 de octubre es peor ya que se tomó esa serie como una especie de revancha de lo acaecido en tierras españolas el 9 de diciembre del 2018 pero ya lo dije varias veces que el gran error de Gustavo Alfaro (Lechuga es, más allá de los vaivenes casi ilógicos de esa profesión, un gran ser humano y no debemos olvidarnos de eso) fue ir a colgarse del travesaño ya que eso solamente sirvió para agrandar a River y llenar de dudas a sus dirigidos que, evidentemente, aún no las disiparon. Y cada cruce con River desde que éste volvió de la B, lo deja groggy y sin capacidad de reacción...
¿Qué tiene que ver toda esta introducción con el partido jugado en La Fortaleza del sur del Gran Buenos Aires? Mucho ya que fue el partido siguiente a la eliminación de la Copa Libertadores y el equipo de Alfaro salió a tratar de imponer su ritmo pero el Granate (que preciosa vestimenta utilizó) no se amilanó y tomó enseguida el control del partido a través del mendocino Marcelino Moreno (un volante exquisito) quien en una contra agarró mal parada a la defensa xeneize y no tiró un centro sino que le puso un pase-gol en la cabeza al Pepe Sand quién le cambió la trayectoria a la pelota con el movimiento de cuello y la puso abajo contra el segundo palo. Tras el gol, el equipo de Zubeldía bajó un poco la intensidad debido a la presión de Boca que convirtió en una de las grandes figuras de la noche al guardavallas Agustín Rossi con tres atajadas extraordinarias hasta que nada pudo hacer con el magistral tiro libre de Mauro Zárate que sin tomar carrera clavó la bocha en el ángulo superior derecho de Rossi. Go-la-zo y clase gratis sobre como se debe ejecutar un tiro libre pero como nota negativa casi se hace echar estúpidamente en el festejo. Lejos de tranquilizarse, Boca siguió repitiendo viejos vicios: equipo largo, laterales que no vuelven, mediocampo lento e irresoluto, todos estos males son demasiados para un equipo donde sólo cumplen Marcone casi siempre, los centrales Lisandro López y Carlos Izquierdoz y su arquero Esteban Andrada y el resto brilla por su ausencia como Carlos Tévez que está más cerca de ser un ex jugador ya que en este momento parece más preocupado por dilapidar el cariño de la gente que por retirarse dignamente. Por eso no extrañó cuando Carlos Auzqui anotó el segundo gol para los dirigidos por Luis Zubeldía en el inicio del segundo tiempo. Marcelino Moreno (cuando no...) hizo la pausa necesaria recostado sobre la izquierda para  que pase como una tromba Nicolás Pasquini y tire un centro atrás para que el volante perteneciente a River Plate ajusticie al bueno de Esteban Andrada. faltaba casi todo un tiempo de juego pero en ese instante supimos que el equipo de Alfaro no tenía como torcer el destino ya que se fue consumiendo en un peligroso cóctel de  nervios, falta de respuestas futbolísticas, cansancio físico y abuso de individualismo. El grana fue un justo ganador ya que le jugó de igual a igual a un plantel que vale tres veces más por lo menos y pudo someterlo durante casi todo el partido. En Boca lo mejor que puede ocurrir es que las elecciones sean ayer...

Comentarios