Lo último.

El Pato Fillol, el mejor arquero de la historia.

¡Tres al hilo!

Rosario Central no tuvo piedad de Aldosivi y lo goleó por 5-1 en el Gigante de Arroyito con una soberbia actuación de Lucas Gamba. Es la tercera victoria consecutiva de los rosarinos que escalaron hasta la séptima posición y ocupan un lugar expectante en la tabla de posiciones mientras que el Tiburón perdió su décimo partido en la Superliga 2019-20 y se hunde cada vez más en el descenso. 

En la previa era un encuentro complicado y definitorio por la permanencia ya que el canalla no había podido ganarle a ningún rival directo por el descenso (había empatado con San Lorenzo, Patronato, Colón y Newells y había perdido categóricamente frente a Estudiantes cuando Diego Cocca dijo que si no le ganaban a Godoy Cruz se iba del club) y ahora se le presentaba una oportunidad inmejorable frente al conjunto marplatense.
Salió con todo el dueño de casa pero solamente fue un espejismo lo ocurrido en los primeros diez minutos ya que el mediocampo visitante comenzó a contener y a cortar el circuito de juego canalla (Leonardo Gil está mostrando un nivel paupérrimo al respecto y Diego Cocca ya debería probar con otro jugador en ese puesto) y empezó a visitar con mayor asiduidad el área defendida por Jeremías Ledema que tuvo una gran doble atajada, primero cortando un centro con un puñetazo largo que fue tomado por Federico Gino y Conan la mandó al corner con la punta de los dedos. Se confundió el canalla y se dejó llevar por la situación por un Aldosivi más astuto desde lo táctico que desde lo mental hasta que llegó el horror del pibe Almada con una pifia terrible que le dejó la pelota servida a Sebastián Rincón para que meta un centro que empalmó de manera violenta Federico Gino para que Ledesma de el rebote hacia adelante y el mismo jugador aproveche para abrir el marcador. Un aire de impacienciaa sobrevoló el Gigante de Arroyito por unos instantes ya que Diego Zabala recibió un centro de Nahuel Molina desde la derecha para decretar el empate con un precioso tiro cruzado al palo izquierdo de Luciano Pocrnjic e ir al descanso empatados. El estadio hubiese sido un infierno si Zabala no hubiese empatado rápidamente el encuentro porque el hincha de Central tiene la paciencia colmada con el tema del promedio...
En la segunda parte se adelantó el equipo de Guillermo Hoyos para buscar el desnivel ya que el empate no le servía para nada y de esa actitud suicida llegó el aluvión de goles que le dieron cifras definitivas al marcador con un equipo local que se impuso de manera clara y rotunda en el manejo de la mitad de cancha. A los 11 del complemento Lucas Gamba picó habilitado desde su campo para buscar un pase de Miguel Barbieri y corrió sesenta metros con la pelota dominada, llegó al área e hizo un doble enganche hacia dentro para descolocar a sus marcadores y poner la pelota a media altura contra el segundo palo de Lucho Pocrnjic. Go-la-zo y mazazo a las aspiraciones del tiburón para reponerse. Fin del partido porque Aldosivi se entregó mansamente e Central hizo correr la bocha para explotar los espacios vacíos y así llegó el tercero a los 19 minutos y estuvo a cargo de Facundo Almada que fue a buscar un centro de Lucas Gamba a la salida de un corner y la peinó al segundo palo para marcar el tercero y enmendar su error en el gol de los marplatenses. Al ratito le volvieron a cobrar un penal a favor al canalla el primer penal a favor del año para elevar a dos penales cobrados en los últimos sesenta y seis partidos. Fue penal de Lucas Villalba ya que saca la mano del cuerpo para interrumpir el paso del balón y Sebastián Ribas lo pateó fuerte, alto y al medio para meter el cuarto. A estas alturas las tribunas del Gigante eran una fiesta por el rendimiento del equipo que ganó los últimos tres partidos, convirtió once goles y le marcaron apenas tres. Y todavía había lugar para un gol más, el de Ciro Rius quien recibió un pase milimétrico de parte de Fabián Rinaudo y remato cruzado ante la salida estéril de Pocrnjic y fin de la función.
Luego del triunfo frente a River, le hacía falta al conjunto rosarino otra actuación destacada para poder ganar confianza ya que su lucha sigue siendo la de mantener la categoría y eso es algo que por ahora no deben olvidar ni los dirigentes, ni el cuerpo técnico ni el plantel.

Comentarios