Lo último.

El Pato Fillol, el mejor arquero de la historia.

Un poco de sensatez dentro de Ferrari.

Este editorial es de cara a la temporada 2020 sin importar lo que ocurra en Abu Dhabi ni como terminen posicionados tanto Sebastian Vettel como Charles Leclerc en el campeonato. En Maranello tiene que haber reglas de juego claras para los dos pilotos y apoyarse mutuamente para poder pelear ambos títulos. 

Luego del desastre de Brasil se sucedieron las reuniones y declaraciones para bajar el tono a la disputa dentro de la Scuderia entre Seb y Charles y así poder terminar el año en paz. A partir de ahora, y con un criterio lleno de lógica, solamente podrán competir libremente en las primeras cuatro carreras de la próxima temporada para establecer una jerarquía dentro de la estructura y luego obedecerán las ordenes de equipo y quien quede como segundo piloto tendrá que ayudar a su compañero a conquistar el mundial. Así de simple, así de claro. Lo sucedido en el Gran Premio de Brasil pegó muy fuerte en los directivos de la Scuderia y John Elkann hizo declaraciones picantes sobre el bochornoso suceso en el que estuvieron involucrados sus pilotos para marcarles la cancha en el futuro y poder sancionarlos económicamente cuando hagan cosas inconvenientes para el equipo. Poner reglas de juego claras es el primer y necesario paso en ese sentido y ya era hora que Ferrari se ponga los pantalones largos. 

Comentarios