Lo último

Espero que sea 28 de diciembre...

Muchos argentinos que la están pasando muy mal por consecuencias de las políticas económicas del ex presidente Mauricio Macri hoy se desayunaron que éste tendrá un cargo altísimo en la FIFA como presidente ejecutivo de su fundación. No, no me volví loco ni se me ocurrió dedicarme al stand up ni poner un blog de humor sino que este tipo de noticias dejan un sabor amargo en la boca porque parecen una burla al resto de los mortales ya que a contramano de los nuevos vientos que corren en el fútbol argentino, la FIFA nombró presidente ejecutivo de su fundación al ingeniero Mauricio Macri en lo que parece, como mínimo, una medida absurda y polémica al menos para una gran mayoría de quienes habitan estas tierras ya que su gobierno lejos estuvo de dejar algún indicador positivo en cualquier apartado. Que el líder de la oposición se vaya a Suiza a ejercer esta presidencia habla de una persona que no le importan sus semejantes y menos que menos su sufrimiento ya que debería estar aquí tratando …

¿Debería existir la Superliga?

Nuestro país siempre sorprende y los desmanejos entre la AFA y la Superliga no dejan ninguna duda al respecto ya que el poder de Mariano Elizondo, CEO de la recientemente creada institución, acumula tanto poder como el presidente de la AFA, Claudio Chiqui Tapia. ¿No será hora de poner fin a este experimento y cambiar de una buena vez la repartija de dinero entre los clubes?

La Superliga como tal se puso en funcionamiento para la temporada 2017/18 y la justificación de su creación fue que los clubes iban a poder negociar sus contratos con la TV de manera individual para obtener mayores ganancias pero en la realidad nada de ello ocurrió. Ahora, con la excusa del Preolímpico sub 23 y la cesión de jugadores a la cual se negaron algunos clubes, se están pintando la cara nuevamente para ir a una batalla donde un grupo de entidades lideradas por River quieren reanudar el campeonato en las fechas establecidas (el próximo  viernes 24 comenzaría el torneo según el calendario presentado oportunamente) y por el otro bando están Boca, Racing, San Lorenzo, Independiente y Rosario Central entre los clubes más notables y se oponen, por diferentes razones al inicio del campeonato y buscan esmerilar el poder de la Superliga para que la AFA retome el control de los campeonatos argentinos de primera división. El engendro actual está inspirado en las ligas de Inglaterra, España e Italia donde la liga principal es independiente de las federaciones. En nuestro país no funcionó y entre sus lamentables fallos están las idas y vueltas con Newells y el descuento de puntos que la entidad rosarina tuvo que ir a reclamar al célebre TAS, un papelón total de los Elizondo's boys (¿cuánto puede saber de fútbol un CEO?) por querer demostrar una mano dura que jamás utilizaron con los denominados grandes de Buenos Aires y que perjudió notablemente a Ñuls porque aún falta que le devuelvan un punto más. La AFA debería darles libertad de acción a los clubes para que cada uno venda sus derechos de la forma que crea más conveniente para sus intereses y así todos recaudarían mucho más. Con el formato actual las empresas que se quedaron con el fútbol argentino recaudan 16.524 millones de pesos anuales y solamente les reparten  $ 5.437.588.798 (cinco mils cuatrocientos treinta y siete millones quinientos ochenta y ocho mil setecientos noventa y ocho pesos)  con lo cual obtienen una ganancia fabulosa que no termina en manos de quienes generan el contenido: los clubes. La pelea de fondo (si es que pretenden darla en serio) es por ahí y que sean los propios clubes quienes recauden más por sus derechos televisivos. Y si de verdad quieren modificar el balonpié argento lo primero que deben hacer Tapia y compañía es sacarles el poder desmedido que tienen River y Boca ya que, como está planteado actualmente, parece que los campeonatos solamente los juegan estos dos equipos y el resto son meros partenaires que no solamente no ven un mango extra sino que además les chorean los jugadores en la cara como pasó con Gastón Ávila que lo sacaron (vaya uno a saber con que promesas) de Rosario Central y luego Boca le dio un resarcimiento al club rosarino. Son bien piratas estos muchachos y usan todo tipo de artimañas para perjudicar a clubes más chicos. Dejar que los clubes puedan negociar sus derechos de televisación hará que la brecha entre "los grandes Buenos Aires" y el resto se achique y eso les permitirá no solamente mantener sus planteles y transformarse en vidriera sino que también los podrán jerarquizar y pelear títulos. Primero deberíamos averiguar si a alguien le importa esto para tener mejores campeonatos y más competitivos y luego definir si se disuelve la Superliga para que la AFA se haga cargo de nuestro vilipendiado fútbol y encarar la reforma que tanto hace falta y que nadie se anima a hacer...

Comentarios